Acoplado de papel, cartulina o tejidos de polipropileno (rafia) con o sin refuerzo de hilados.

El acoplado consiste en el pegado de hojas de igual o distinto tipo, por medio de cola adhesiva, polietileno o polipropileno, logrando un sustrato de dos o mas láminas de acuerdo al uso, con posibilidad de impresión y/o incluir entre ellas refuerzos de hilos para aumentar su resistencia.

Los formatos posibles son desde 40 cm a 160 cm de ancho.

Los compuestos acoplados son utilizados en diversas aplicaciones como por ejemplo para embalajes industriales, envases de cartulina para alimentos congelados, y para la industria de autopartes, entre otras.